Octávio Caúmo Serrano
Traducción de Maria Renee San Martin
relu2521@yahoo.com

Los espíritus y los médiums. Compañeros o enemigos

No fue sin razón que Chico Xavier, el apóstol de la mediumnidad, inicio la tarea en la psicografía con el libro Parnaso de Além Tumulo, a los incompletos 21 años, trayendo de vuelta la verba de los espíritus poetas que venían a comprobar la continuidad de la vida y la inalienabilidad de los talentos conquistados durante las encarnaciones.

Entre los cincuenta y seis nombres que el libro engloba, brasileños y extranjeros, en cerca de quinientas páginas, tenemos algunos, (Emilio de Menezes y Augusto dos Anjos, por ejemplo), que muestran un lado nuevo de su personalidad. De pesimistas, incrédulos u obscenos, relatan aceptación y entendimiento sobre la vida que ahora llevan. Ante la inmortalidad del alma, se rindieron y se modificaron.

El libro es de tal forma autentico que suscitó polémicas, porque algunos atribuían a Chico el crimen de plagio, en cuanto otros, especialistas, afirmaban que los estilos y el lenguaje de los poetas estaban allí tan fielmente reproducidos –  lo que es como la impresión digital en el ser humano – que les restaba solamente dos opciones: el aceptar que Chico Xavier era efectivamente un médium o que era un genio y merecía puesto en la Academia Brasilera de Letras. ¡Y, con el tiempo, el médium mostro lo que era!

En la 10ª edición de  1978, FEB, fueron dedicadas treinta y una paginas al poeta Augusto dos Anjos, entre la inserción de los poemas y los análisis de M. Cavalcante Proença,  reproducidas en el ensayo “La artesanía en Augusto dos Anjos”  de obra del mismo autor y otros ensayos, de la Librería José Olimpio Editora de 1959. Allí el autor evidencia la perfección de los decasílabos, habla de las subsdrúxulas de la aliteración, de la civilización,  de los enjambements y muchos otros detalles que pueden ser observados en la poesía del encarnado y en la del espíritu, con la misma técnica.

Los expertos garantizan que Chico no podría tener tal habilidad, repetida de manera diferente con los demás poetas. En la mencionada edición, hay, en muchos capítulos, el poema del poeta “vivo” y su obra después de “muerto”, para mostrar la semejanza del estilo, que se conserva después de la muerte.

 Uno de los grandes de la poesía es su capacidad de comunicación sintética, como es el caso de los sonetos que, con solamente catorce versos – líneas – tiene comienzo, medio y fin, dejando un recado por entero, sustituyendo, en ciertos casos, explicaciones que intentamos dar en un largo texto sin conseguimos.

El propio codificador valorizo la poesía en la divulgación del Espiritismo; encontrándola en la Revista Espirita Allan Kardec, en muchas oportunidades. En original francés y en traducciones.

Más allá de Chico, otros médiums recibieron a los poetas. Poe ejemplo, el saludable Jorge Rizzini en su “Antología del más allá”, y Waldo Vieira, compañero de Chico en “Antología de los Inmortales” y Trovadores del más Allá”, también obras de humor, como “Humorismo en el mas Allá”, de Chico Xavier, en la cual el irreverente Damián de las Quemadas dice una trova: A tener que casarse en el mundo/ en el amor ahora como es/ prefiero tener catapora/ sarampión y hongo de pie; todavía la dulce Auta de Souza  replica: Casamiento es de quien ama/ del más noble  a los mas plebeyos/ mismo floreciendo en la lama/ es un lirio del amor de Dios.

Solo como ejemplo, ya que existe una vasta literatura mediumnica en versos, en libros o mensajes esparcidos.

“Casi todos los poetas nos trajeron producciones de carácter superior a las que dejaron en el plano físico. Al que parece, fue Djalma Andrade, quien primero observo eso, hablando sobre algunos poetas que él conoció y que figuran en el Parnaso”, dice Elias Barbosa, en el prefacio de Antologia de los Inmortales.

En cuanto hay los que pregonan la pornografía, Djalma Andrade, de Congonhas do Campo – MG –,1891/1975, que escribió siete libros, entre 1935 y 1945, creo bellos poemas, algunos que son verdaderos ruegos, Confirman:

Acto de Caridad 

Que yo haga el bien, y de tal modo lo haga,
Que nadie sepa cuanto me costó.
 – Madre, espero de ti esta gracia más:
 – Que yo sea bueno sin parecer que lo soy. 

Que lo  poco que me des me satisfaga;
Y si, de lo poco así mismo, algo sobró,
Que yo lleve esta migaja donde la desgracia,
Inesperadamente, penetró. 

Que en mi mesa, tenga un cubierto, a más
Que sea, mi Madre, Señora nuestra,
Para el pobre hambriento que venga. 

Que yo traspase  tropiezos  y embarazos:
– Que yo no coma solito el pan que pueda
Ser partido por mí en dos pedazos.

 Humildad

 Que mi orgullo se vuelva en mi humildad
Pudiendo ser más, que yo sea menos;
Que muera, en mí, la estúpida vanidad
Y que yo sea el menor entre los pequeños. 

Y que yo practique el bien,-huya a la maldad
Y no atienda más a sus consejos;
Que se transforme en rosas de bondad
Lo que era en mí espinas y venenos. 

Que mi mano los dolores alivie,
Que a los más humildes yo no cause envidia,
Y, si luz yo tuviera, que a los otros guíe… 

Madre, que yo vea en los pobres mis iguales,
Y, si orgullo yo tuviera que el orgullo sea
De ser el más humilde de los mortales.

Este año, el Parnaso de Além (más alla del) Tumulo completa 80 años. La primera semilla plantada por Chico que dio como fruto más de cuatrocientas obras, en prosa y verso, vertidas para muchos idiomas. Nuestros agradecimientos al gran benefactor que, el 30 de junio de  2002, se despidió de nosotros y volvió para la casa, donde ciertamente está, por merecimiento, en un dulce racanto de luz!

RIE-Revista Internacional de Espiritismo – junio de 2011