O Abraço de Bezerra de Menezes

1 Comentário

Humildade

Deixe um comentário

Djalma Andrade-1948-MG

Que o meu orgulho torne-se humildade
Podendo ser o mais, que eu seja o menos;
Que morra, em mim, a estúpida vaidade
E que eu seja o menor entre os pequenos.

E que eu pratique o bem, – fuja à maldade
E não atenda mais aos seus acenos;
Que se transforme em rosas de bondade
O que era em mim espinhos e venenos.

Que a minha mão as dores alivie,
Que aos mais humildes eu não cause inveja,
E, se luz eu tiver, que os outros guie…

Mãe, que eu veja nos pobres meus iguais,
E, se orgulho eu tiver. que o orgulho seja
De ser o mais humilde dos mortais..

Símbolo de fé

1 Comentário

Octávio Caúmo Serrano 

Na Palestina houve no tempo de Jesus
Um instrumento de madeiras, amarradas,
Onde as pessoas eram nele flageladas,
Postas pregadas, no formato de uma cruz.

Todas aquelas que ao perdão não faziam jus,
Por estar entre as mais desqualificadas,
Se condenavam a morrer crucificadas
Vendo extinguir-se, pouco a pouco, a sua luz.

Mas o instrumento que era ignominioso,
Se transformou, depois, num símbolo glorioso,
Quando Jesus o ocupou cheio de fé.

E a cruz, outrora, infamante e odienta,
Já não humilha, hoje é o que nos sustenta,
Pois é a pilastra que mantém o homem de pé.

Perdão

Deixe um comentário

Octávio Caúmo Serrano

Quantas vezes devemos perdoar?
Seriam sete as vezes do perdão?
Chegou um dia Pedro a perguntar
Para Jesus querendo orientação…

Setenta vezes sete é a solução,
Respondeu quem sabia flutuar
E um dia fez a multiplicação
De pães e peixes à beira do mar…

O Cristo quis dizer que é infinito;
Que o perdão deve ser algo irrestrito
E desculpar-se o mais triste episódio.

Perdoar é limpar-se no interior,
É de verme tornar-se superior,
É trocar por amor gestos de ódio!

O Horto

1 Comentário

Auta de souza

“ Oro de joelhos, Senhor, na terra
Purificada pelo teu pranto …
Minh’alma triste que a dor aterra
Beija os teus passos, Cordeiro Santo!

Eu tenho medo de tanto horror …
Reza comigo, doce Senhor!

Que noite negra, cheia de sombras.
Não foi a noite que aqui passaste?
Ó noite imensa … porque me assombras.
Tu que nas trevas me sepultaste?

Jesus amado, reza comigo …
Afasta a noite, divino amigo! ”

Eu disse … e as sombras se dissiparam.
Jesus descia sobre o meu Horto …
Estrelas lindas no céu brilharam,
Voltou-me o riso, já quase morto.

E a sua boca falou tão doce,
Como se a corda de um’harpa fosse:

“Filha adorava que o teu gemido
Ergueste n’asa de uma oração,
Na treva escura sempre envolvido,
Por que soluça teu coração?

Levanta os olhos para o meu rosto,
Que a vista d’ele foge o desgosto.

Não tenhas medo do sofrimento,
Ele é a escada do paraíso …
Contempla os astros do firmamento,
Doces reflexos de meu sorriso.

Não pensa em dores nem canta magoas,
A garça nívea fitando as águas.

Sigo-te os passos por toda parte,
Vivo contigo como um irmão.
Acaso posso desamparar-te
quando me trazes no coração?

Nas oliveiras nos mesmos Horto,
Enquanto orares, terás conforto.

Olha as estrelas … no céu escuro
Parecem sonhos amortalhados …
Assim, nas trevas do mundo impuro,
Brilham as almas dos desolados.

Mesmo das noites a mais sombria
Sempre conduz-nos á luz do dia.”

Ergui os olhos para o céu lindo:
Vi-o boiando num mar de luz …
E, então, minh’alma, n’um gozo infindo,
Chorando e rindo, disse a Jesus:

“Guia o meu passo, nos bons caminhos,
Na longa estrada cheia de espinhos.

Dá-me nas noites, negras de dores,
Uma cruz santa para adorar

Ato de Caridade

Deixe um comentário

Ato de Caridade

Do Livro Versos Escolhidos e Epigramas-
Djalma Andrade – MG 1952

 

Que eu faça o bem e de tal modo o faça
Que ninguém saiba o quanto me custou;      
– Mãe, espero de Ti mais esta graça: 
Que eu seja bom sem parecer que sou !         

Que o pouco que me dês me satisfaça            
E se, do pouco mesmo, algum sobrou,           
Que eu leve essa migalha onde a desgraça    
Inesperadamente penetrou. 

Que a minha mesa, a mais, tenha um talher,             
Que será, minha Mãe, Senhora Nossa,          
Para o pobre faminto que vier.           

Que eu transponha tropeços e embaraços,  
Que eu não coma sozinho o pão que possa   
Ser partido por mim em dois pedaços.          

¿Tú eres médium?

Deixe um comentário

 

Traducción Maria Renee San Martin

relu2521@yahoo.com

 

¿Sería preferible preguntar si la persona actúa en algún campo de la mediumnidad?

 

Independiente de todo lo que los Espíritus ya nos enseñaron, si se consulta a la Revista Espirita Allan Kardec de marzo de 1869, LA MEDIUMNIDAD Y LA INSPIRACION, tendremos informaciones muy seguras sobre el asunto.

En reunión en el Grupo Desliens, Paris, de 16 de febrero de 1869, Kardec enseñaba que “sobre sus diferentes formas, variadas al infinito, la mediumnidad abarca a la humanidad entera, como un haz  del cual nadie podrá escapar”.

Se destaca de esa orientación que todos somos inspirados, para el bien o para el mal, cabiéndonos optar por el cambio y por los consejos que se deben seguir. Esa sintonía tiene siempre mucho que ver con nuestros pensamientos y hábitos.

Como consecuencia, nos sentimos bien o mal, conforme el espíritu que nos envuelve. De ahí, es importante comprender que la obsesión es un mal que siempre tiene nuestro apoyo y aprobación, consciente o inconsciente, porque vibramos en la misma sintonía del espíritu que esta junto a nosotros. Es esta la principal razón del Espiritismo proponernos la reforma intima y el desprendimiento consciente de los bienes terrenos. Cuidar  del alma tanto o más de lo que cuidamos de la materia. ¿Como hacer esto? 

Evangelizándose por la acción en el campo del bien. No se trata de memorizar capítulos y versículos de la Biblia o del libro básico de cualquier religión, pero aplicar sus principios en lo cotidiano, siendo un auxiliar de Dios en la ampliación y mejoría del mundo.

Dice el aun, en esa reunión, que “cada uno estando en contacto diario con las inteligencias libres, sabiéndolo o no, quiéralo o si se moleste, no hay un hombre que pueda decir: no fui, no soy o no seré médium.” “Los que nos inspiran son amigos invisibles; como los amigos de la Tierra, son serios o fortuitos, intermediarios o verdaderamente guiados por el afecto”.

Enseño Kardec también que cuando, mas allá de las tarea del día a día, detalles naturales de una existencia, el hombre comprende que vino a realizar pruebas destinadas a la instrucción y la elevación general, los espíritus dejan de ser meros  consejeros, pero también atraen otras entidades y provocan ciertos estudios u colaboran en la obra que podrá ser a dos, a tres, a cien y así sucesivamente, dependiendo de su importancia.

Podríamos citas como ejemplo el descubrimiento de la vacuna BCG, contra la tuberculosis, Basilo- Camette-Guéri, que tiene ese nombre en homenaje a los dos cientistas, Albert Leon Calmette y Camile Guérin, que la presentaron simultáneamente.

Algo muy interesante, lo que siempre entendemos, es que la obra humana no es una creación, pero un descubrimiento. “el hombre”, dice Kardec, “nada hace, simplemente descubre.” Es necesario que sepamos que “inventar” es traer a la luz una ley existente; un conocimiento hasta entonces desconocido. Un ejemplo bien conocido: Santos Dumont no fue el inventor del avión, sino el descubridor. Descubrió que juntando metales, engranajes, ruedas, etc., todo ya descubierto, el haría un vehículo que serviría para volar. Así que todas las invenciones, el hidrogeno (H) y el oxigeno (O) siempre existían y cuando la naturaleza juntó dos moléculas de H una y otra de O resulto el Agua, que es representada por el símbolo químico de H20. El hombre decidió colocar una molécula mas de oxigeno en el agua, dando H2O2,  agua oxigenada o peróxido de hidrogeno. Del agua potable creó un corrosivo. No invento nada, apenas hizo modificaciones dentro de lo que existía.

Eso bien comprendido nos lleva a entender que somos médiums de todo y de todos: médium de la naturaleza, médium de la verdad y hasta médium de la imperfección, porque muchas veces ella se nos aparece de tal modo desfigurada por la traducción que llega a ser irreconocible y desconocida. Hay, por tanto, médiums de la luz y médiums de las tinieblas. Podemos escoger cual de los dos queremos ser.

Para ser médiums de la luz, tenemos que conocer el Espiritismo y traducir en un lenguaje correcto las orientaciones que nos llegan por la inspiración de los espíritus. Si no hablamos la misma lengua no podremos entendernos.

Todos nosotros ya nos caímos con un problema que parecía sin solución y a la mañana siguiente teníamos la respuesta. Aunque atribuyamos a nosotros mismos, a nuestra inteligencia, el resultado positivo, hay gran posibilidad de haber sido inspirado, por un benefactor que, apiadado de nosotros, decidió ayudarnos con el resultado.

Los espíritus dicen que somos como teléfonos fuera del gancho: siempre dando señal de ocupado. Ellos quieren ayudarnos y no pueden porque estamos siempre distraídos con las cosas fútiles y no tenemos oídos para lo que vale la pena.

Vamos a intentar quedarnos mas alertas y oír la voz silenciosa de nuestros mentores y bienhechores que se quedan muy felices cuando nos ven contentos. A veces parecen hasta que es nuestra propia conciencia que habla. Tenemos que preparar el futuro porque es allá donde  vamos a vivir. Escojamos desde ahora nuestros compañeros de nueva jornada o quedaremos abandonados.

Buena tarea a todos los que tienen compromiso en el campo de la mediumnidad. Sea ella cual sea. Incluso los oradores, que son inspirados y generalmente ignoran esa ayuda de los espíritus, atribuyendo a sí mismos las orientaciones que dan. Parte puede ser del orador, pero, sin duda, los espíritus ayudan y mucho. ¿Cuantos conferencistas ya decidieron a hablar de un asunto o de una forma y en la hora del discurso cambia todo? Es tan común.

¡Que Dios bendiga a todos los que tienen tareas en el campo del bien!

Texto original de Octavio Caumo Serrano _Rie-Revista Internacional de Espiritismo 09-2011

 

 

Older Entries