En este mes de mayo, esta columna, en dos idiomas, completa quince años, ininterrumpidos 

Octávio Caúmo Serrano

Traducción – Maria Renee San Martin Gómez – relu2521@yahoo.com

 

Teníamos el privilegio de merecer del Equipo de O Clarim la confianza para expresar ideas cuanto a la interpretación y análisis de la Doctrina de los Espíritus en sus vehículos; era ya un espacio fijo y mensual, que a partir de junio de 1998 paso a divulgar en portugués y español.

De inicio nos cabía también escribir la columna en lengua extranjera hasta que contamos con la colaboración de la estimada María Renee San Martin Gómez, de la ciudad de Cochabamba – Bolivia, que paso a hacer las traducciones. Eso ya hace algunos años. Es siempre más fiel el texto escrito por un nativo del idioma de lo que el de un extranjero autodidacta, que desconoce las expresiones propias del idioma. Ganó  la revista y ganaron los lectores.

  ¿Después de la publicación de ciento y ochenta materias, sin faltar un único mes, nos preguntamos si valió la pena? ¿Con la vasta literatura espírita de renombrados médiums y escritores, que utilidad puede tener un texto aislado que cuida de fragmentos, sin una secuencia mes tras mes? Creemos, respondiendo nosotros mismos, que si, valió la pena.

Nuestra opinión se basa en el número de personas que ya nos escribieron; unas criticando y otras aprobando lo que escribimos, pero todas dando su opinión sincera que llevamos muy en cuenta, porque  ayudan en la evaluación del trabajo.

¿Que contribución puede dar un simple texto para el crecimiento del movimiento espírita que, a veces, ni trae novedades en relación a lo que ya fue divulgado? Sin embargo, por experiencia propia, sabemos que hay situaciones en que una sola frase del artículo sirve como punto de partida para llevar al lector a interesarse por ciertos asuntos que envuelven sus dudas, sus problemas o sus aspiraciones. Un concepto dicho de forma diferente puede llegar a la mente de una persona para algo que ella ya conocía sin percibir. ¡Fue por una frase que llegamos al Espiritismo!

¿¡Mi esposa preguntó a una amiga porque nos llevamos mejor con los amigos que con los parientes?! Ella respondió que, según su doctrina, los parientes de hoy son los enemigos del pasado. Eso hizo tanto sentido, que a partir de ese día, allá por el inicio de los años setenta, comenzamos a interesarnos por la Doctrina y nunca más paramos. Hoy, después de estudiar mucho, sabemos que no se puede radicalizar, porque hay parientes que se llevan bien. ¡Pero es excepción! Como dice la conocida trova del poeta Cornelio Pires, “casi siempre en esta vida/ suegro, suegra, yerno y nuera/ es el amor de Dios uniendo/ a los enemigos de otrora!” O aquella otra, también ya divulgada varias veces: “quien ya venció en otras eras/ fricciones y odios mordientes/ ya puede nacer en la Tierra/ como muchos pocos parientes”. Sintomático. ¿No es verdad?

La intención es aprovechar la oportunidad que la RIE nos ofrece para hablar de nuestras experiencias como dirigente de Centro, escritor y expositor; tenemos una vivencia que debe ser esparcida, especialmente para los más jóvenes. Si un día nos sentamos por primera vez en el auditorio Bezerra de Meneses de la Federación Espírita del Estado de Sao Paulo, y oímos algo que cambio nuestra vida, seriamos ingratos si pusiésemos la “candela debajo del celemín”. Hablamos y escribimos para expresar gratitud por lo mucho que otros hicieron por nosotros cuando nos enseñaron, orientaron y aconsejaron a que estudiáramos el Espiritismo. 

Esa afirmación tiene base doctrinaria, también. Para hablar apenas de una pregunta del Libro de los Espíritus, vamos al ítem 779, sobre la marcha del progreso. En la respuesta, los Venerables dijeron”(…) los más avanzados contribuyen para el progreso de los otros por en contacto social”. Eso se consigue paso a paso. Es esa nuestra intención, ya que estamos a más tiempo en el camino. Cierta vez hablamos de subconsciente, consciente e superconsciente, asunto nada excepcional en los bancos de universidad, en los cursos de las doctrinas del alma. Nos referimos al subconsciente como pasado, porque representa los conocimientos archivados; el consciente, como el presente y el superconsciente como el futuro, teniendo que ver con nuestras programaciones. Dimos como ejemplo: yo quería ser contador y hoy lo soy. Hace parte de mi subconsciente. Hoy hago maestría, lo que representa mi consciente; futuramente, espero el doctorado, meta que simboliza el superconsciente. A pesar de la explicación simple, en ese día, una sicóloga expositora de la doctrina nos dijo que nunca entendió bien esos conceptos ligados al inconsciente, más que con la explicación quedo claro. Mero ejemplo.

Hay otro aspecto interesante a considerar. Para enseñar es necesario primero aprender. Aquel que hace una conferencia o escribe una tesis, necesita estudiar mucho sobre el asunto y prepararse para aclarar cualquier duda que aparezca durante la presentación. Deberá estar apto a contestar preguntas sobre el tema, con seguridad y objetivamente. Por tanto enseñar es el camino más eficiente para aprender. Que digan los profesores de cualquier asunto.

No es común tener textos inspirados y con la cualidad que desearíamos. Buscamos estar siempre atentos a los detalles que nos permitan desarrollar un trabajo de utilidad; que pueda provocar algún tipo de raciocinio y meditación en el lector. Pero no es fácil, a pesar del esfuerzo.

Agradecemos a los amigos del Centro Espirita O Clarim por la confianza en nosotros depositada y continuamos a las órdenes para producir dentro de lo mejor que sabemos, en la esperanza de que otros también se inspiren en nuestra buena voluntad y decidan dar su colaboración, para que la revista siga como una de las mejores del movimiento espirita nacional e internacional. En el pasado 15 de febrero, ella completó 88 años de vida. Es necesario tener calidad y actualización para permanecer activa y en la vanguardia durante tanto tiempo.

Para nosotros es un honor ser parte del equipo de escritores permanentes de la RIE y del periódico O Clarim. No podemos garantizar que algún lector se ha beneficiado de nuestros escritos, pero, crean, nosotros que hicimos el trabajo durante todo este tiempo, fuimos lo más beneficiado; ¡ aprendimos, y mucho !

RIE – Revista Internacional de Espiritismo – mayo 2013